Disbabelia (Number 12 – Year 2007)

ISBN: 84-8448-398-4 – Nº 12/2007
EDITA: Secretariado de Publicaciones e Intercambio Editorial

Lírica medieval alemana con voz femenina
(siglos XII–XIII)

Prólogo de VICTOR MILLET SCHRÖDER
Traducción, introducción y notas de MARÍA PAZ MUÑOZ-SAAVEDRA
y JUAN CARLOS BÚA CARBALLO

En este libro se recoge por primera vez en castellano una amplia colección de poemas medievales alemanes (monólogos, diálogos y Wechsel) en los que interviene la voz femenina. Todos los autores son, sin embargo, masculinos, contándose entre ellos muchos de los poetas más brillantes de la literatura medieval alemana (Walter von der Vogelweide, Reinmar, Heinrich von Morungen, Neidhart…). El periodo abarcado se extiende aproximadamente desde mediados del siglo XII hasta finales del XIII, pudiendo observarse a través de él un continuo desarrollo en la expresión de los sentimientos y actitud amorosa del personaje femenino, que pasa de manifestar abiertamente sus deseos y lamentar la ausencia de su amante a una actitud distante y muy comedida, para finalizar en una transgresión del modelo amoroso cortés, todo ello a través de una casuística muy compleja en la que cada autor, e incluso cada poema, tiene sus características propias.

Dado que en estos poemas se puede observar cómo penetra la influencia de la lírica románica y cómo la asimilan y renuevan los autores alemanes, ofrecemos aquí un libro no sólo valioso para quienes se interesen por la literatura alemana, sino también para quienes se interesen por el conjunto de la producción medieval europea y las influencias entre las diferentes literaturas que la componen.



 

 

PRÓLOGO
 
 
En el siglo XII nace en el occidente europeo la literatura profana en las distintas lenguas vernáculas. Es una literatura nobiliaria, escrita para una aristocracia que busca imitar las formas de representación y ostentación del emperador. Hasta esa centuria, sólo la corte imperial había sostenido una chancillería propia para usos administrativos y políticos. Ahora, una nobleza enriquecida que compite en poder y riqueza con el augusto imita las formas de la corona, principalmente en todos los aspectos que puedan ser representativos, tales como la construcción de palacios, la acuñación de monedas, pero también en la atención a tradiciones culturales propias, como pueden ser la caza, pero también la música y la literatura. Y es que esta evolución corre paralela a un cambio de mentalidad en la aristocracia centroeuropea a partir de la segunda mitad del siglo XI, la cual tiende a verse ahora no sólo como clase dirigente, sino como nobleza también en el sentido más amplio, ético y cultural. Ambos factores conducen al desarrollo de lo que llamamos la cultura cortesana, que se fundamenta principalmente sobre nuevas formas de interrelación social y crea marcos apropiados para practicarlas.

Uno de los canales por los que se encauzan estas inquietudes es la revalorización de una actividad de ocio tan apreciada como la práctica cortesana de la canción, de la que tenemos indicios desde muy antiguo, aunque ningún texto. La particularidad de la canción que ahora nace no es sólo que se haya conservado por escrito, sino que se trata principalmente de canción amorosa. Y es que el renovado interés por las relaciones sociales ha convertido el debate sobre el amor en uno de los más apasionantes y centrales del momento, a lo que ha contribuido también el redescubrimiento de Ovidio, que por su obra podía ser considerado el poeta del amor por excelencia. Pero el siglo XII toma del autor latino casi sólo la sintomatología del enamorado, porque sus preocupaciones principales se desarrollan en otra dirección. Lo que interesa en este resurgir de la temática en el Medievo es la idea de un amor fundado sobre el valor ético de las personas: el amor ennoblece al ser humano y, a su vez, cuanto más noble es, mejor ama y más digno resulta de ser amado.

La canción amorosa cortesana es el medio artístico que antes profundiza sobre esta visión de la relación entre hombre y mujer. Lo hace desarrollando un modelo que –en clara inversión de la muy real dominancia masculina y por lo tanto como ficción literaria– presenta a un amante que escoge a una mujer como amada por sus cualidades éticas y se somete a ella como a una relación de vasallaje para ennoblecerse en el ejercicio de este amor. La condición necesaria para que se produzca esta situación es que la mujer resulte inalcanzable, sea porque un entorno social cerrado la vigila y aísla o porque no escucha o no conoce a quien la ama. Es en esta constelación donde el amante puede demostrar que, aunque la consumación del amor sea la meta natural más deseada, lo principal son valores como la constancia, la fidelidad, el servicio, la honestidad, etc. La canción de amor se convierte, pues, en vehículo para articular estos ideales y proyectarlos sobre la relación amorosa. Sin duda, puede afirmarse que la canción cortesana reinventa el amor literario profano para la cultura europea, no sólo porque vuelve a introducir el tema tras muchos siglos de ausencia, sino también por la gran diferencia que se observa con los textos de autores clásicos.

En el territorio germanófono de la Europa central, la canción amorosa aparece, por lo que podemos saber, a mediados del siglo XII, algo más tarde que en Aquitania –cuna del género– y en Francia. Los textos conservados muestran que en Alemania el género nace ajeno a las influencias románicas y que sólo unas décadas más tarde aprovechará el repertorio de temas y motivos establecidos al otro lado del Rin. Uno de los aspectos característicos de los primeros poemas alemanes es la presencia de una voz femenina sensual que contrasta con la de la dama distante o inalcanzable de la canción provenzal. Bien es cierto que en el último tercio del siglo XII se adoptan los modelos de los países vecinos, pero desde principios de la centuria siguiente, con Walter von der Vogelweide y con Neidhart, la canción alemana volverá a recorrer caminos propios para los que aprovechará también los temas y motivos que el género había desarrollado en sus inicios, lo que incluye particularidades de la voz femenina. Y digo “voz” porque, naturalmente, la poesía medieval no es expresión de una subjetividad y la mujer que en ella habla no sólo ha sido, en la mayoría de los casos, concebida por un hombre, sino que se mueve dentro de los parámetros tradicionales y tópicos. La voz de la mujer en la poesía cortesana no explora las profundidades de lo femenino, sino las posibilidades del género y de la relación amorosa; que no es poco.

Ahora María Paz Muñoz y Carlos Búa nos presentan por primera vez en lengua castellana esta antología amplia y esmerada que hace un seguimiento de la voz femenina alemana desde los inicios hasta 1300, aproximadamente. Su trabajo resulta tan atractivo por la perspectiva de la antología como necesaria para los interesados de todos los campos, pues hasta ahora sólo contábamos con dos pequeñas selecciones de poesía cortesana alemana, la que Carlos Alvar adjuntó a su antología de trovadores y troveros en Alianza y la que elaboró Bernd Dietz para Hiperión, ambas muy meritorias, pero que ofrecen un espectro muy limitado de textos. El presente libro cubre un importante hueco de nuestro conocimiento de la literatura medieval y su aparición resulta para mí una alegría tanto mayor cuanto he tenido el honor de haber podido seguir la evolución del trabajo desde sus inicios, lo que me ha dado el placer de poder debatir con los autores una y otra vez sobre la traducción de este término o el significado de aquel concepto, en un deseo compartido por hallar la fórmula más exacta y más bella. Que les guste.

Victor Millet

 
 
 
  •  
    H E R M Ē N E U S
    Journal of Research in Translation&Interpreting

     
    V E R T E R E
    Monographs of the Journal Hermēneus

     
    D I S B A B E L I A
    Hermēneus Collection of Obscure Translations

  • Address

    Facultad de Traducción e Interpretación
    Campus Universitario Duques de Soria
    42004 Soria (España)

    Correo-e: hermeneus.trad@uva.es           juanmiguel.zarandona@uva.es

    Tel: + 34 975 129 174 / +34 975 129 100
    Fax: + 34 975 129 101